jueves, 22 de noviembre de 2012

Dioses y hombres

El Atlético de Madrid vive ahora en una nube. Con 31 puntos en 12 partidos, récord histórico del club, a estas alturas el año pasado teníamos 14 puntos, menos de la mitad. Y lo que es más placentero a primera vista, estar cinco puntos por encima del enemigo de toda la vida. No recuerdo la última vez que sentí esa sensación de paz, disfrutémosla mientras dure, que seguramente sea poco. Y no porque no confíe en este equipo. Lo que ha hecho el Cholo con esta plantilla no tiene nombre, por mucho que se quiera ahora decir que el equipo es una maravilla. Aceptémoslo, tenemos buenos jugadores, y cracks como Falcao y Arda, pero difícilmente esta plantilla podrá aguantar el ritmo del Barcelona y del Madrid durante 38 jornadas.

Sin embargo, lo mejor de todo es que transmiten seguridad. Atrás queda esa defensa que tantos disgustos de última hora nos daba. Ahora se ganan partidos de calle, y también jugando mal, como la última salida a Granada. Es por ello por lo que la trayectoria invita al optimismo. La tercera plaza en Liga no es ni mucho una quimera. Todo parece indicar que la Champions es más que fáctible, viendo como los rivales, Málaga, Sevilla, Valencia o Athletic ofrecen tantas dudas. No obstante, hay que tener en cuenta que el calendario hasta la fecha ha sido benévolo, sólo nos ha enfrentado a dos equipos de entidad, el Málaga y el Valencia, victoria y derrota respectivamente. Por ello la euforia debe de ser comedida, en sus justos términos. Antes del parón de navidad viene el Gordo: Sevilla, Real Madrid y Barcelona. Ahí se verán los verdaderos límites de este equipo, la frontera entre la clasificación para la champions o la Liga. Sería muy positivo lograr 4 puntos de estos enfrentamientos, eso permitiría mantener cierta distancia con el cuarto clasificado, pero hay que ser consciente que salir derrotados de los tres partidos es una posibilidad factible. Pero mientras la realidad no diga lo contrario, por qué no soñar con romper el maleficio que desde el 99 sufrimos con el Madrid y revivir victorias épicas no tan lejanas contra el Barcelona. Pronto sabremos a qué están dispuestos Falcao, el Cebolla y compañía. Soñemos.

1 comentario: